Programa Accesibilidad de bajo costo para Baja Visión
mati
BAJA VISIÓN

Los derechos de las personas con Baja Visión

Si bien nuestra sociedad aspira a que todas las personas tengan los mismos derechos de acceso a la vida en comunidad, a la educación, al trabajo y al ocio, aún queda mucho por hacer en favor de las personas con discapacidad en general y con discapacidad visual en particular.

La Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad es el primer tratado de Derechos Humanos del siglo XXI con jerarquía constitucional en Argentina . Su eje vertebral es la igualdad y la no discriminación. Además, redefine las obligaciones de los Estados Partes, entre las que se encuentra la accesibilidad como una cuestión de asegurar, proteger y respetar.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la discapacidad visual es más frecuente en los grupos de mayor edad, el 82% de las personas ciegas y el 65% de las personas con baja visión son mayores de 50 años. En el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, 39 millones son ciegas (el 13,68%.) y 246 millones presentan Baja Visión (el 86,31% del total de la discapacidad visual).

Representación gráfica de los valores

Tal como lo reconoce la Convención en el artículo 7, se tienen que tomar las medidas adecuadas para asegurar que todas las personas con discapacidad gocen de todos los derechos y libertades fundamentales en igualdad de condición con los demás. La ceguera ocupa la mayor parte de los esfuerzos en las políticas públicas y en el imaginario colectivo volviendo invisibles a las personas con Baja Visión. Todo sucede “como si” ser ciego tuviera un mejor posicionamiento social a la hora de recibir atención y tratamientos. Esto lleva a que muchas personas con Baja Visión no estén bien diagnosticadas, se autodiscriminen y, en consecuencia, se vulneran sus derechos a una vida plena.

Sobre la base de la igualdad de oportunidades, los Estados Partes reconocen el derecho a la educación en todos los niveles (artículo 24) y a participar en la cultura, las actividades de ocio y deporte (artículo 30). Por ende, estos derechos alcanzan a las personas con Baja Visión.

Texto de libro magnificado en la pantalla de una telelupa

Con el fin de que las personas con Baja Visión puedan vivir en forma autónoma y participar plenamente en todos los aspectos de la vida, los Estados Partes adoptan medidas efectivas y pertinentes para su habilitación y rehabilitación (artículo 26) y asegurar el acceso al entorno físico, el transporte, la información y las comunicaciones (artículo 9). Esto incluye a las tecnologías que lo hacen posible tanto en zonas urbanas como rutrales.

Programa Accesibilidad de bajo costo para Baja Visión